Ángeles







 

 
 
 
 
 
 
Los Ángeles son los poderosos Mensajeros de Dios, creados desde el más puro amor Divino
 
Son las entidades espirituales más cercanas al hombre. El mundo material es vigilado  y protegido por Ellos sin descanso. El Ángel existe en un plano de conciencia y en un nivel de vibración más elevado que el  humano. Razón por la cual, la mayor parte del tiempo no nos percatamos de su presencia. Nosotros, los humanos, funcionamos en un nivel mas denso, con una vibración mas lenta, por lo tanto se nos hace mas dificultoso acceder a ellos en forma conciente.

Cada uno de nosotros al nacer, es unido a un Ángel de la Guarda que nos acompañará a lo largo de todo nuestro transito por este mundo. Manifestándonos sin descanso, la existencia incondicional de la  protección Divina. Nos guiará sin intervenir en nuestra libertad de acción y  voluntad,  ya que Dios creó al hombre con libre albedrío para que él mismo escoja el camino que desea seguir. Utilizan  diferentes métodos para contactarse, entre los cuales podemos mencionar la intuición, los sueños, la telepatía, el pensamiento, y esa vocecita interna que tan sabiamente nos sugiere la elección mas acertada. A veces recurren a  otras personas para enviar sus mensajes y pueden  modificar  las circunstancias de la vida diaria para asistir al ser humano en situaciones difíciles. Otras veces toman forma de una persona, de un animal o simplemente se manifiestan en la apariencia que la tradición religiosa les ha adjudicado. Un ser de luz deslumbrante, vestido de blanco con alas inmensas y refulgentes, que dan una sensación de protección e infinita serenidad. Ellos aconsejan pero no obligan, y sobre todas las cosas,  siempre escuchan.

Recuerda que cuando nos encontremos atravesando momentos difíciles, en los que debamos tomar grandes decisiones. Aquellos en los cuales la presión y la angustia nos agobien, a tal punto de provocarnos un profundo dolor. Es precisamente en estas circunstancias cuando los Ángeles están más cerca. Aunque te cueste entenderlo, ellos están allí. Solamente habrá que serenarse, y aquietar el parloteo interno para poder percibir su presencia.

Los Ángeles nos pueden ayudar a generar la suficiente confianza en nuestra capacidad para vencer cualquier obstáculo. La fe necesaria para luchar, para seguir adelante, entendiendo que esto que hoy nos parece tan terrible, también pasará. Y a la distancia, seguramente veremos como han ido encajando las piezas del rompecabezas. Todos tenemos esas piezas delante nuestro a lo largo de la vida. Ubicarlas en el lugar adecuado, es nuestra tarea, nuestro gran desafío para el cual tenemos que estar muy bien preparados. Ya que requerirá de una gran dosis de sabiduría, intuición, paciencia y constancia. Esa constancia inquebrantable que perdurará intacta, aún después de reiteradas equivocaciones.

Recuerda seguir intentándolo siempre, con las mismas ganas, con la misma fuerza, hasta dar con la pieza exacta en el lugar correcto. El secreto está en intentarlo todo el tiempo sin desanimarse.

Será placentero descubrir de lo que somos capaces. Sobre todo será gratificante seguir avanzando, seguir evolucionando. Cada vez resolviendo con mayor  rapidez, pues habrá hábitos que estaremos cambiando. Nos haremos más intuitivos, más ágiles para reconocer la pieza correcta. Crecerá la confianza, y ya no habrá lugar para sentir  miedo, ansiedad e inseguridad. Comenzaremos a disfrutar de la vida tal cual se presente. La felicidad consiste en permitir que los sucesos sucedan.

Avanza con coraje y decisión.  Depositemos nuestra fe en el infinito amor y poderío de los Ángeles. Pues en los sembradíos de fe es imposible que crezca una solo semilla de miedo.

Ten la certeza que así será.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada